¿Cómo ser un cuidador de ancianos?

Si tienes un corazón altruista o te ha tocado en tu familia la responsabilidad de cuidar al abuelo, y no sabes por dónde empezar aquí te damos algunas orientaciones que te ayudarán a ser un buen cuidador de abuelos.

Debes saber ante todo que es un compromiso muy noble y que cuidar a un anciano es una tarea de valientes.

¿Por dónde empezar para dar una buena atención a mi abuelo?

  • Antes que todo si el abuelo está en condiciones de hablar y atender, es importante le notifiques que tú serás su cuidador.
  • Otra decisión importante es determinar por cuánto tiempo estarás con él, es decir si es cuidado diurno, nocturno o permanente (claro esto tiene mucho que ver con el estado del anciano).
  • Es importante conozcas el estado de salud del abuelo si aún no lo sabes llévalo a una consulta médica donde le hagan un chequeo general.

¿Qué atenciones necesita mi abuelo?

Hay varios aspectos a tomar en cuenta para la atención de un adulto mayor, como por ejemplo:

  • Estado de salud física: hacer valoración de salud con el médico.
  • Estado de salud mental: hacer valoración mental visitando al psicólogo o el psiquiatra.
  • Situación económica: estudiar las finanzas y gastos que genera su cuidado.
  • Infraestructura del domicilio: evaluar las condiciones del domicilio si son aptas para la vida del anciano.
  • Capacidad de alimentación: esta es determinada por el médico quien dirá si es un paciente asistido, autónomo o dependiente.
  • Cantidad de tiempo que necesita para su atención: medio turno, turno completo diurno, nocturno o permanente.

¿Cómo debo cuidar a un anciano?

Una vez has evaluado, observado y decidido cuidar a un adulto mayor no valen las improvisaciones.

Elabora un plan de acción que incluya:

  • Horarios y menús para su alimentación.
  • Registra y programa alarmas para la hora de cumplimiento de tratamientos médicos en caso que los amerite.
  • Coordina la forma, horarios y materiales necesarios para su aseo personal este también es asistido por el cuidador.
  • Agenda de actividades recreativas y de esparcimiento para hacer con tu abuelo si su estado de salud física o mental se lo permite.
  • No olvides acudir a las citas médicas de rutina o de control del adulto mayor.
  • Asegúrate de mantener el domicilio ordenado y limpio, además de tomar en cuenta si se debe hacer alguna modificación para mayor comodidad del anciano.
  • Mantente al día con los víveres necesarios para cumplir con su dieta alimenticia la cual tiene que estar acorde a su edad y sus necesidades.
  • Cuida de mantener al día el pago los servicios básicos del hogar para que estos no le fallen.
  • A medida que el abuelo va envejeciendo compra ropa adecuada cómoda, fácil de colocar y de tela suave, lo mismo con el calzado.
  • No sucumbas a sus caprichos, sabemos que los abuelos son como unos niños caprichosos que a veces se empeñan en cosas que no les sientan bien así que se fuerte.
  • Nervios, paciencia, compresión de acero recuerda que esta labor no es sencilla y como todo hay días buenos y días malos.

En caso que no creas que la responsabilidad es mucha o no te crees apto para cuidar de tu abuelo siempre habrán otras opciones como contratar a cuidadores expertos.