Alfombras para oficinas

Cuando se trata de escoger el tipo de suelo para una oficina, la decisión principal suele ser entre usar alfombras para oficinas o pisos sólidos. Sin embargo, muchos optan por las alfombras dadas las ventajas que la posicionan como una de las mejores opciones en muchas situaciones.

Algunas de estos beneficios son:

Seguridad: La seguridad en los lugares de trabajo es un asunto primordial. Derramar líquidos en el suelo es una situación común en lugares donde trabajan varias personas y una alfombra reduce las posibilidades de resbalones. Además, si una persona cae, la alfombra absorberá el impacto y minimizará los daños.

Silencio: Cuando las personas tratan de trabajar en una oficina, es necesario un ambiente silencioso y calmo que facilite la concentración. Una alfombra ofrece un nivel de protección ante el ruido innecesario, pues proporciona una superficie que absorbe impactos y ruidos de pisadas.

Larga duración: si se proveen los cuidados necesarios, las alfombras tienen un periodo de vida mucho más largo que el de los suelos duros, además de otorgar un aspecto más limpio que los suelos duros.

Variedad: la inmensa cantidad de colores, diseños, fibras y texturas que están disponibles en el mercado las convierte en las protagonistas de la decoración, pues es sencillo crear la atmósfera que deseas y que represente la imagen de la empresa.

Calidez: Las alfombras son ideales durante el invierno, pues conservan el calor de la oficina, permitiendo un ahorro considerable en energía.